Salsas

GUACAMOLE

Hoy compartimos con vosotros una de las recetas más conocidas y deliciosas de la gastronomía mexicana: el guacamole. Esta salsa de moda nos la trajeron los aztecas. El nombre proviene del náhualt Ahuacamolli: Ahuacatl (aguacate)  y molli (mole o salsa).

La receta llegó a nuestra casa desde Italia, gracias a dos compañeras erasmus mexicanas. Desde entonces es uno de los platos estrella en las comidas especiales.

guacacort

Ingredientes

2 aguacates maduros.

1 tomate

1/2 cebolla

1/2 limón o lima

Sal

Pimienta

Elaboración

Es recomendable hacer la salsa justo antes de comer ya el aguacate se oxida muy rápido. El limón, debido a sus propiedades antioxidantes, nos ayuda a conservarla durante más tiempo, pero mejor si la hacemos en el momento.

Antes de abrir el aguacate picamos el tomate y la cebolla, así evitaremos que se nos quede el aguacate oscuro por la oxidación.

Abrimos los aguacates a la mitad, retiramos el hueso de ambos y sacamos la carne a un bol. Con ayuda de un tenedor la machacamos hasta conseguir una textura uniforme. Añadimos los trocitos de tomate y cebolla. Por último salpimentamos y agregamos el limón. Mezclamos todo bien y ya tenemos nuestro guacamole.

Para guardarlo es recomendable meter el hueso en medio y cubrirlo con film transparente. Aunque el film se pringue  debéis ponerlo pegado a la salsa. Con estos trucos y la ayuda del limón evitaremos que aguante más.

TRUCO: Para que el guacamole casero nos quede perfecto los aguacates tienen que estar en su punto, es decir, maduros. Un truco para elegir los aguacates idoneos es escoger los que tengan la piel oscura, morada muy oscura, y no esté picado.

CURIOSIDAD: el guacamole se considera afrodisíaco. El aguacate, base de nuestra salsa, era considerado un fruto erótico por los aztecas ya que representaba los testículos. De hecho las mujeres tenían prohibido la recolección de este fruto.

LA RECETA ORIGINAL:  En nuestra receta no hemos añadido chile serrano, un ingrediente que sí aparece en el guacamole original.

Este plato se puede comer con nachos, en una tostada o como más os guste. Ahora ya sabéis hacer vuestro propio guacamole para esos días que apetece el picoteo.

¡Nos vemos en la próxima, cocinillas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s